Red de liturgia

CLAI - Consejo Latinoamericano de Iglesias

Inicio | Quiénes somos | Enlaces

24 de abril de 2009

Preludio

Autor/es: Antonio Porcchia

Visto: 3606 veces

Qué nos asusta tanto del silencio?
Por qué llamar en nuestro auxilio al ruido?
(Sonidos armoniosos,rudos o violentos,
pero ruidos al fin. Al fin sonidos)

Tememos del silencio la elocuencia?
Encontrarnos al fin nosotros mismos,
responder la pregunta que la ciencia
no puede responder en su mutismo?

Quién soy,por qué estoy en este mundo,
cuál es la razón de mi existencia?
Vale el llorar silente,vale el reir jocundo?
Valen, en fin, la lucha y la violencia?

Dejemos que el silencio nos inunde
para que Dios responda en el silencio,
en el vértice mismo en se funden
el empeño divino y nuestro empeño.

Así conocerá el alma su respuesta
y la dirá a la mente, sin palabras,
celebrando del culto la gran fiesta
que con la llave del silencio se abra.



Share

Palabras relacionadas

silencio, fin, empeño, nuestro, sonidos

Atras