Red de liturgia

CLAI - Consejo Latinoamericano de Iglesias

Inicio | Quiénes somos | Enlaces

22 de noviembre de 2017

Oración de Intercesión (Mateo 25:31-46)

Autor/es: Carlos Amarillo

Visto: 2036 veces

 

Dios Creador, que te revelaste en Jesús de Nazaret, presente en nosotros a través del Espíritu Santo, escuchamos tu voz que nos llama a cuidar a los perdidos, a los últimos, a los pequeños y a los que menos son considerados, para que a través de tu gracia podamos alcanzar sus vidas.

 

Dios de Amor, amigo de los marginados, extraños y rechazados, escuchamos tu voz que nos llama a cuidar a todos los que viven en el margen de nuestro mundo; por nuestros hermanos y hermanas aborígenes que perdieron sus tierras, por los refugiados que buscan asilo y nueva esperanza, por todos aquellos que excluimos de nuestras comunidades.

 

Dios de Gracia, que en tu generosidad te brindas en amor por cada uno de nosotros, escuchamos tu voz que nos llama a ofrecer esperanza en nuestras relaciones renovadas, donde el amor y la confianza fueron desplazadas por el enojo y la envidia, donde la familia se volvió en muchos casos lugar de abuso, dolor, e incomprensión. Que nuestro ministerio pueda brindar dones de gracia, reconciliación y restauración de nuestras relaciones como hijos e hijas de Dios.

 

Dios de vida, presente en nuestra danza comunitaria, escuchamos tu voz que nos llama a ofrecer comunidades de amor, esperanza, perdón y reconciliación, a todos aquellos que viven en la soledad y en el vacío, a todos aquellos que no tienen un propósito y una dirección, a todos aquellos que buscan un lugar seguro donde nutrir sus vidas en el Espíritu. Que nuestras vidas y ministerios ofrezcan esperanza profunda, verdadera amistad y un camino que nos una con aquellos que comparten la aventura de la vida.

 

Dios que estás sobre todos los nombres, cuya presencia está en todos aquellos que llamas por su nombre, cuya presencia va delante de nosotros hacia las vidas de aquellos de debemos ministrar, escuchamos tu voz que nos llama a servir en diferentes lugares. Oramos para que cada uno de nosotros al servirte fielmente en un ministerio en particular, podamos renovar profundamente nuestra relación contigo, reconfirmar el llamado en el ministerio, encontrar los dones, afirmar el llamado al consagrarlos a Ti, y que esto sea parte de una comunidad amorosa, viva y generosa.

 

Escucha nuestras oraciones, que las hacemos en el nombre de Cristo, Amén.

 

Traducción y adaptación: Pastor Carlos Amarillo (Argentina)

Tomado de: Iglesia Unida en Australia 

Share

Palabras relacionadas

Marginados, Pobres, Pequeños

Atras