Red de liturgia

CLAI - Consejo Latinoamericano de Iglesias

Inicio | Quiénes somos | Enlaces

24 de abril de 2009

Cuarto Domingo del Tiempo Ordinario

Autor/es: Lisandro Orlov

Visto: 2632 veces

Cristo Rey



Para la oración de las y los fieles
Rodeado por la nube de personas hambrientas, sedientas, privadas de libertad, nos reunimos para pedir por ellas y ellos y por nosotros y nosotras para que podamos contemplarnos unos a otros como hermanos y hermanas.

(Se hace un breve silencio.)

Hijo de la Humanidad, que te revelas siempre como el camino, la verdad y la vida que estamos llamados y llamadas a transitar, establece tu reinado sobre todas las naciones, en todos los sistemas y junto a todos los rebaños. Como ovejas de tu rebaño te pedimos que no te olvides nunca de las cabras, que tantos obstáculos colocan en nuestra peregrinación pero que también colocamos entre tus manos. ¡Vengan, cantemos con júbilo al Señor, aclamemos a la Roca que nos salva!

Gloria de todas las cruces, perdona nuestras cegueras teológicas y pastorales. Concédenos el milagro de ser coherentes con nuestro compromiso de bautismo y recibir como hermanos y hermanas a los extraños y diferentes que están a las puertas de nuestras comunidades. Transfórmanos en herramientas de tu sorprendente gracia y ayúdanos a no caer en la tentación de dividir tu rebaño prematuramente en ovejas y cabras. ¡Entren, inclinémonos para adorarlo! ¡Doblemos la rodilla ante el Señor que nos creó!

Pastor de todos los rebaños, envía tu Espíritu de universal inclusión sobre esta comunidad para que las puertas de nuestras mentes, corazones y vidas permanezcan abiertas tanto para ovejas como cabras porque sabemos y confesamos que solamente al final de la historia de tu reinado conoceremos como tú conoces. Porque Tú eres nuestro dios, y nosotros y nosotras el pueblo que Tú apacientas, las ovejas conducidas por tu mano.

Toda bendición y gloria, sabiduría y acción de gracias, honor y poder te pertenecen ahora y siempre, por Aquel que es nuestro modelo y que es el Hijo de toda la Humanidad. Amén ¡Vengan, cantemos con júbilo al Señor, aclamemos a la Roca que nos salva!

Oración comunitaria

Tú que eres el destino de todas las peregrinaciones y que quisiste fundar todas las cosas en tu amor universal a todos los Pueblos y todos los rebaños, y en tu comunicación respetuosa promueves todas las identidades... Haz que toda la Creación y la Humanidad, unidas por el Cuidado mutuo y el Diálogo, logre la plenitud del Amor hacia el que siempre le has estado atrayendo. Tú que vives y estás presente en todos los pueblos y rebaños desde siempre y para siempre. Amén.

Tú que eres Aquel que abre todas las puertas y creador de todos los motivos, que quieres que en nuestra vida nos veamos libres de toda esclavitud y que trabajemos para liberar a las y los oprimidos, haciendo así presente tu Reino entre nosotros y nosotras, te pedimos que guíes nuestros pasos para que construyamos un mundo en el que todos vivamos como hermanos y hermanas, como auténticos hijos e hijas tuyos, en paz, en justicia y en libertad. Por Jesucristo, que es la fuente que inspira todo lo correcto que hacemos. Amén

Pastor de todos los Pueblos y de los diferentes rebaños, Tú que esperas a la Humanidad revestido de todos los nombres, por los caminos de todas las religiones haznos comprender que Tú no quieres encomendarnos una evangelización que someta a los pueblos, ni que arranque culturas y religiosidades, sino un diálogo que promueva el Amor y la Justicia, la Verdad generosa y la Vida para todos y todas. Tú que vives y estás presente en todos los pueblos y en todos los rebaños desde siempre y para siempre. Amén.
Share

Palabras relacionadas

todos, , todas, siempre, rebaños

Atras