Red de liturgia

CLAI - Consejo Latinoamericano de Iglesias

Inicio | Quiénes somos | Enlaces

14 de febrero de 2019

A mis hermanos refugiados

Autor/es: Cristina Dinoto

Visto: 418 veces

Cómo no imaginar tu rostro hermano migrante 
Cuando miraste por última vez tu casa, la que ya no volverías a ver. 
Y aquellos recuerdos tan queridos Que te acompañaban día a día 
Conformando tu hogar y que hoy tienes que dejar. 
Cómo no imaginar la “última cena” silenciosa y ansiosa 
en la mesa diaria donde no volvería a reunirse la familia. 
Cómo no imaginarme el temblor imperceptible 
que delata el inmenso miedo a cruzar el mar y llegar a la otra orilla. 
Cómo no imaginar esa noche saliendo ligero para llegar primero 
Recorriendo pueblos y ciudades que conoces de sobra 
y hoy abandonas a cada paso que das para adelante.. 
Cómo no imaginar la tristeza del desarraigo 
acomodada junto a la esperanza del nuevo tiempo 
en tu mochila y en tu corazón. 
Cómo no imaginar la cara de los niños, dejando sus amigos, 
de las mujeres también con miedos, 
caminando tras tus pasos sin saber muy bien si van a llegar. 
¡Y cómo no imaginar que Jesús va con ustedes! 
Sosteniendo cada luz de esperanza, Preparándolos para el duro viaje. 
Y cómo no imaginar la sensibilidad amorosa de aquellos (muchos) dispuestos a recibirlos del otro lado 
Pero imagino también la indiferencia de otros ( muchos, muchísimos) 
Que sólo piensan en ellos sin darse cuenta que recibiéndolos 
están dando de ese amor de DIOS que derrama en nosotros cada día.

Ora Jesús al Padre: “Padre santo, cuídalos con el poder de tu 
nombre” Juan 17

P. Cristina Dinoto

(Mendoza, Argentina)

Share

Palabras relacionadas

Refugiados, Migrantes, Migrar

Atras