Red de liturgia

CLAI - Consejo Latinoamericano de Iglesias

Inicio | Quiénes somos | Enlaces

26 de junio de 2009

20 de junio Día Mundial del Refugiado

Autor/es: Red de Liturgia del CLAI

Visto: 2524 veces

\"\\"Contc0074enos\\"\" 

20 de junio Día Mundial del Refugiado

Escuchad el grito de los desarraigados
El presente culto fue elaborado en 1996 para la reunión en Australia de la Iglesia Unida y de la Conferencia Eclesiástica de Asia, reunidas por primera vez con motivo del domingo de los derechos humanos.
Tomado de “Sinfonía ecuménica”

Introducción
G: Hoy celebramos el domingo de los derechos humanos; en el centro de nuestro culto deben estar los »sin patria« y los exiliados de esta tierra, personas que tuvieron que huir de sus naciones o que fueron obligadas a vivir como refugiados/as en sus propios países.
Queremos pensar en nuestros amigos y amigas, en nuestros hermanos y hermanas de todo el mundo,
— gentes cuyos derechos fueron ignorados;
— gentes que emplean sus vidas para que los derechos de otros sean respetados;
— gentes que se hacen al camino para acercar- se al reino de Dios, al reino de la justicia, de la paz, y de la plenitud;
— gentes que fueron expulsadas de sus países por la guerra, por conflictos, o por la destrucción del medio ambiente. No hay ningún lugar donde no se pueda alcanzar a Dios,
C: Dios que creó el cielo y la tierra.
G: No hay ningún viaje que Dios no hubiera hecho,
C: Dios que compartió nuestra vida en Jesucristo.
G: No hay ningún ser humano que esté excluido de la bondad de Dios,
C: Dios que es espíritu y consuelo Alabado sea Dios!

Canción

G: Queremos acordarnos en este culto de los destinos de algunos de esos expulsados y »sin patria«. En la medida que lo hagamos les invitaremos a participar en nuestra comunidad del credo.

Aquí pueden ser leídos los nombres de aquellos países en los cuales existen refugiados/as, o de los cuales han sido expulsados/ as. Cada país será simbolizado con flores, que serán colocadas sobre una mesa, o por re/as para ser encendidas, o por cintas o cordones que serán colocados sobre un mapa y reunidos en el altar.

Narraciones
y historias de refugiados/as

G: Nos hemos reunido en este lugar para recordar a esas personas, y para recordar la lucha que tienen que sostener para sobrevivir.
C: Queremos llevarlos ante Dios con nuestras oraciones.

Petición de perdón
 
Variante
i:
G: Podríamos hacer más, incluso estando llenos/ as de esperanza;
no es fácil darles la bienvenida a todos los/as que quieren vivir entre nosotros y nosotras, no es fácil darles la bienvenida a todos los/as  que necesitan nuestra oración y nuestro apoyo, oh Dios.
Existen muchas razones por lo que nos resulta difícil:

Variante 2:
Li: Sentimos que muchas personas son distintas a nosotros, que se diferencian de nosotras en su cultura, en su aspecto, en sus costumbres, en su forma de hacer política, o en su religión.
L 2: 0 pensamos que no hay suficientes puestos de trabajo, dinero, viviendas, escuelas o iglesias para compartir con ellos y ellas.
L 3: A veces estamos cansados/as y no podemos reunir las fuerzas para darnos a otros, o quizás no tenemos tanto tiempo para ellas como ellas quizás esperan.
C: Perdónanos, oh Dios, si no fuimos suficientemente generosos y generosas. Recordamos lo generoso que fuiste con nosotros; ayúdanos, Dios, a ser generosos y generosas con nuestros vecinos/as

Anuncio del perdón
G: Nuestras oraciones serán escuchadas,  y el espíritu de Dios nos obsequiará con su misericordia infinita.
C: ¡Gracias a Dios!


Lecturas bíblicas
Canción
Sermón
Confesión de fe
G: Como respuesta a la palabra escuchada queremos afirmar nuestra fe. Para ello nos ponemos en pie.

C: Dios nos sostiene a todos ya todas en su mano, queridos hijas e hijos del universo, nacidos y nacidas de la vida que nos emana de Dios,  liberados y liberadas a la vida en su plenitud, su belleza y su diversidad por la creación de Dios.
Tan valiosos y valiosas somos para Cristo que él asumió la muerte por nosotros y nosotras, todos somos llamados y llamadas en él a una vida después de la muerte, en Cristo resucitado. El deja huellas en su camino que nosotros/as queremos seguir.
En la pobreza de su nacimiento, en su vida y en su muerte, que compartió con nosotros/as,
aprendió a conocer nuestras necesidades y nuestras ansias.
Todos nosotros somos llamados y llamadas a renacer en el espíritu de Dios, en la esperanza, esa que nos mueve a la acción en los momentos más desesperados. El espíritu es nuestro hogar en los desiertos de nuestro peregrinaje, calor en el frío de nuestra necesidad; él abre nuestros corazones y nos alienta a avanzar a la aventura del encuentro con los exiliados y refugiadas de esta tierra.

Colecta
G: Dios, recibe nuestra ofrenda. Guía a aquellos/as que lo necesitan de manera que llegue la plenitud de la vida a todos/as los/ las que se encuentran en apuros  y esperan nuestra ayuda.
C: Amén.

Intercesión
G: Oh Dios, encuentra aquellos que están perdidos, separados de los que aman. Cruzan fronteras desconocidas, sin patria ni hogar y no saben dónde deben dirigirse.
C: Encuéntralos, Dios, tú que buscas a los descarriados, protégeles y dales cobijo.
G: Oh Dios, habita entre las gentes en todos los campos de refugiados del mundo, entre el hambre y la desesperación, entre la plenitud y el vacío,  entre la humedad y la sed.
C: Sé su esperanza y su fuerza cuando griten por la justicia y abre los oídos del mundo, para que escuche sus gritos.
G: Que encuentren todos los exiliados/as de sus países, que viven entre nosotros un nuevo hogar, donde su historia sea reconocida, donde sus dones sean apreciados, y donde puedan olvidar su miedo.
C: Que nosotros seamos su hogar, que nosotras seamos aquellas que abran sus corazones en un saludo de bienvenida.
G: Con motivo de este día, oh Dios, cántanos tu canción de ánimo, dibújanos en colores brillantes el cuadro del nuevo mundo, donde las gentes no tengan que huir de las guerras y de la opresión, donde nadie esté sin patria y sin hogar, y donde todos y todas sean parte de tu nueva creación.
C: Añoramos ser tu pueblo, en espíritu y cuerpo.
Oramos en nombre de Jesús, el Cristo, que supo lo que significa ser un/a refugiado/a. Amén.
 Padrenuestro
Canción
Bendición
G: Id en paz con la misericordia de Dios. Quiera Dios abrirnos siempre nuevas posibilidades y perspectivas, quiera Dios hacernos visible el rostro de Cristo en nuestro vecino y nuestra vecina, y quiera guiamos el Espíritu hacia una nueva co mu n ida d.
C: Amén.

Copyright © Consejo Latinoamericano de Iglesias - Red de Liturgia del CLAI
E-mail: redclai@redclai.com.ar
Web: www.webselah.com/red

 
Si desea suscribirse a la lista de correo o ser eliminado de la misma,  ingrese a:
Share

Palabras relacionadas

dios, todos, nuestra, ser, donde

Atras